Ministerio de Agricultura
Conaf
reserva de campamentos
español Ingles
contacto
Conaf

CONAF refuerza control de actividades que perturban fauna silvestre en Parque Nacional Torres del Paine

29-07-2015

 
En el transcurso del presente año se ha incrementado considerablemente la oferta de actividades de observación de fauna silvestre (especialmente pumas) en el Parque Nacional Torres del Paine. Por ello, en abril pasado la directora regional de CONAF Magallanes y Antártica Chilena envió una carta oficial a los representantes de diversas agrupaciones y asociaciones de operadores turísticos, recordando que los llamados “fotosafaris” no están autorizados fuera de los senderos y caminos de dicha reserva natural.
 
La comunicación destacaba además que las normas generales del parque (establecidas en su Plan de Manejo) indican que solo se puede transitar por los caminos y senderos explícitamente habilitados para uso público, los cuales están debidamente señalados en el mapa oficial y exclusivamente en horarios con luz de día. La carta fue dirigida a los directivos de la Asociación de Hoteles y Servicios Turísticos Torres del Paine - HYST, Cámara de Turismo, Cámara de Turismo de Última Esperanza A.G. y Asociación de Guías Turísticos Locales de Puerto Natales.
 
No obstante, como se continúan promocionando diversas actividades de este tipo en el parque, CONAF inició esta semana un llamado a realizarlas fuera de los límites de la unidad, o bien desde los senderos y caminos, a través de una campaña en las redes sociales orientada a sensibilizar a los visitantes del parque en el cuidado y respeto de la fauna nativa. (Facebook: Conaf Magallanes, Conaf-Parque Nacional Torres del Paine; Twitter: conafmagallanes).
 
La directora regional de CONAF Magallanes, Alejandra Silva, explica que “gracias al monitoreo permanente que realizan nuestros guardaparques en terreno, notamos algunos cambios en el comportamiento de los pumas, debido a la interacción con los turistas. Por ello, estamos insistiendo en que está completamente prohibido transitar fuera de los senderos, así como caminar de noche. Estamos reforzando la comunicación con ciertas empresas que no respetan esta regla, perturbando a la fauna silvestre al transitar cerca de los animales o encandilándolos con linternas".
 
 
Alejandra Silva agrega que “en los últimos años, hemos tenido un incremento en los registros de presencia de pumas en sectores por los cuales circulan visitantes. Sabemos, de acuerdo a la bibliografía, que la cercanía con humanos y la interacción con ellos desde edades tempranas, puede modificar sus patrones normales de comportamiento e interacción con el hombre, así como perturbar el ciclo biológico de la especie, ya sea en la manera de alimentarse o de proteger a sus cachorros".
 
Conservación y bienestar animal
El superintendente del Parque Nacional Torres del Paine, Federico Hechenleitner, recalca que "estas medidas apuntan a proteger nuestro patrimonio natural, pero también a mantener la seguridad e integridad de quienes nos visitan". Acota que “reforzar nuestras acciones de protección de esta especie podría, incluso, potenciar el desarrollo de nuevas actividades económicas en el área aledaña del parque, donde ya han surgido algunas ofertas para observar pumas en estancias ganaderas”.
 
El principal objetivo de un parque nacional, es la conservación de sus recursos naturales. En este contexto, uno de los cambios positivos que ha experimentado el territorio que hoy es parque es la recuperación de su fauna nativa y ecosistemas. "Desde que CONAF mantiene presencia permanente en el lugar, no sólo han aumentado las poblaciones de pumas, cóndores, huemules, guanacos, zorros y ñandúes, entre otros, sino que también ha cambiado la conducta de los animales frente a los visitantes y queremos que eso se continúe así. Reforzar estas medidas de protección es un paso más en nuestro afán de conservación y continúa en la línea de un trabajo de años", añade.
 
La población de pumas del Parque Nacional Torres del Paine se estimaba en la década de los '90 en alrededor de 50 ejemplares. “Estimamos que en los últimos años esta población se ha mantenido estable, pero para saberlo con mayor certeza, hace algunas semanas comenzamos con un nuevo estudio de ecología de poblaciones de flora y fauna en un área acotada, donde se concentra la mayor cantidad de pumas", informa Hechenleitner.
 
El encargado regional de Protección de Recursos Naturales Renovables del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) Nicolás Soto, explica que si bien ni la Ley ni el Reglamento de Caza contienen referencias específicas aplicadas a la observación de especies de fauna protegida, se entiende que toda actividad que implique disturbios de consideración puede atentar en la conservación de dichas especies. “Como servicio coincidimos con el criterio precautorio que está aplicando CONAF, en el sentido de no autorizar esta práctica en áreas fuera de los senderos y caminos. Por ello, nos sumamos a este llamado a ser prudentes, tanto por un tema de seguridad personal, como para garantizar el bienestar animal y la conservación de la biodiversidad".
 
Finalmente el superintendente del Parque Nacional Torres del Paine, enfatiza que "nuestro objetivo es evitar actividades de turismo no controlado al interior del parque. Queremos reforzar la información y fiscalización de estas reglas, pues muchas veces los fotosafaris implican hostigamiento y maltrato a los animales, especialmente cuando se avistan familias o hembras que recién han parido a sus crías. Queremos que nuestra fauna silvestre se mantenga en esa condición".